Mi hijo no quiere comer sano

Ayer fui a escuchar a la Lic. en Nutrición Adriana Vargas a su charla de “Mi hijo no quiere comer sano”, y tanto es lo que encantó!!!

Exploró un montón de temas como la autorregulación y cómo los padres tendemos a sobrestimar las porciones de los chicos y aprender a respetar sus niveles de hambre y saciedad, ya que esta autorregulación funciona aproximadamente hasta los 5 años. En palabras más simples, lo que esto nos dice es que debemos confiar en los chicos cuando no quieren comer más, ellos aún no comen por estar aburridos, por ansiedad u otros temas que hacen que nosotros los adultos comamos demás, sino que comen la cantidad que cada uno de ellos necesita, ni más ni menos.

Otro tema expuesto por Adri fue que la mayor parte del tiempo aplicamos estrategias equivocadas. Como obligar, sobornar, por ejemplo licuamos la sopa para que ellos “no se den cuenta”. Todas esas estrategias son ineficaces si queremos que terminen eligiendo por voluntad propia y que se alimenten sano. Eso a mediano y largo plazo no funciona.

Básicamente lo que hizo fue brindarnos estrategias y conocimientos para construir una alimentación saludable mediante la PACIENCIA durante el proceso.

Estrategias recomendadas:

– Incorporar en el plato de los chicos lo que queremos que aprendan a comer, y no importa si no lo comen, pero que repetidamente lo vean en su plato. Una porción pequeña. Presentando la opción 2 a 3 veces por semana en un par de semanas. Con repetición se van incorporando los conocimientos. Ej: una rodajita de tomate en el plato, no es necesario que sea una gran porción, la idea es que prueben. Pequeñito para que no les asuste.

– Seamos el ejemplo. Aprenden mucho más de lo que ven, que de lo que decimos. Ej: si queremos que aprendan a comer una fruta, entonces que nos vean desayunando esa fruta.

– Involucrar a los chicos en todo el proceso, desde la compra en el super hasta la preparación para que estén más familiarizados.

– Regular las cantidades desde la compra y desde el ofrecimiento.

– Los aderezos pueden contribuir a que les sea más fácil ir incorporando.

– No recurrir a amenazas ya que hace que lo rechacen aún más.

– No forzarlos, si forzamos a que coman lo que no quieren hace que logremos que coman eso hoy, pero no mañana, no que se vuelva una elección. Invitarlos a probar de manera divertida, donde puede no gustarle, pero si lo prueban varias veces van a ir familiarizándose al sabor. A mayor obligación mayor es la resistencia.

– Y sobre todo MUCHA MUCHA PACIENCIA y a no rendirse.

Todo lo que hacemos hoy no precisamente es para hoy, sino para mediano y largo plazo.

21764967_1202718449871964_349414840859326342_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: